fbpx

El coronavirus obliga a Cáritas a aumentar las ayudas un 57%

La entidad eclesiástica alerta sobre incremento de las situaciones de necesidad que ha provocado por el coronavirus.

Cáritas Española alerta sobre incremento de las situaciones de necesidad que ha provocado la crisis provocada por el coronavirus, que se ha traducido en un aumento del 57% en las personas atendidas a través de los programas de Acogida y Asistencia en todo el país. Junto a esto, el Informe 2020 de FOESSA alerta de que la pandemia ha anulado en sólo dos meses el efecto de la recuperación y hemos vuelto a las cifras del peor momento de la última crisis.

Cáritas ha presentado tres documentos de notable alcance: los resultados de una encuesta a toda la Confederación realizada por su Equipo de Estudios de Cáritas para pulsar cuál está siendo el impacto de la Covid-19 en las Cáritas Diocesanas de toda España, los datos recogidos en la Memoria anual 2019 y el Informe 2020 de la Fundación FOESSA, que se edita dentro de la colección “Análisis y Perspectivas” bajo el título “Distancia Social y Derecho al Cuidado”.

Impacto del coronavirus en las Cáritas Diocesanas

Según el avance de datos aportado por Natalia Peiro sobre la encuesta a las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país, se confirma que en los últimos tres meses el número de peticiones de ayuda que han recibido las Cáritas se ha incrementado un 77%. Si bien las demandas presenciales cayeron un 26%, el incremento de las solicitudes por teléfono ha crecido un 60% y un 20% a través de otros canales virtuales, como redes sociales, correo electrónico y web.

El alza de las situaciones de necesidad provocada por esta crisis ha traducido ese aumento de demandas de ayuda en un importante crecimiento del 57% en las personas atendidas.

De cada 100 euros invertidos en Cáritas, 71 proceden de aportaciones privadas y 29 de fondos públicos

Junto a ello, otro dato que revela la agilidad con la que la Confederación ha respondido a esta situación es que ha multiplicado por 2,7 los fondos económicos destinados a cubrir necesidades básicas. Estas se han centrado en ámbitos clásicos atendidos desde la Confederación, como alimentación o vivienda, a los que se han sumado, de forma menos intensa pero considerable, la solicitud de conexión y dispositivos electrónicos para poder seguir el ritmo escolar, la ayuda para la realización de trámites online y el apoyo afectivo ante situaciones de soledad e incertidumbre.

En cuanto al perfil de las personas que han acudido a Cáritas, se constata la llegada de personas que nunca antes se habían acercado a Cáritas. Durante esta crisis, una de cada tres personas (33%) es nueva o hacía más de un año que no acudía solicitando ayuda. En cifras globales, el 26% de quienes han acudido a Cáritas por esta crisis es la primera vez que lo hacían.

La encuesta pone también el foco en la realidad de las personas sin hogar, especialmente expuestas al impacto del coronavirus, sobre todo por la vulnerabilidad en la situación de confinamiento decretada dentro del estado de alarma al carecer de un domicilio donde recluirse.

Mientras que en 2019 Cáritas ha gestionado 5.000 plazas dirigidas a personas sin hogar y ha acompañado a número total de personas sin hogar estimado entre 35.000 y 38.000 personas, la declaración del estado de alarma ha supuesto un aumento e intensificación de la actividad de toda la Confederación en este ámbito, tanto a través de la adaptación de recursos existentes como de la creación de nuevos centros y/o plazas.

En total, en los últimos tres meses se han creado más de 1.300 nuevas plazas complementarias en todo el territorio español, que se han concentrado en albergues, residencias o centros de acogida, centros de día, polideportivos, y seminarios.

El 71% de la titularidad de estas nuevas plazas creadas es pública (el 61 % por ciento de ellas en colaboración con las Administraciones locales y un 10% en colaboración con las Administraciones autonómicas), mientras que el 28% restante ha sido de gestión propia.

2,4 millones de personas acompañadas y 337 millones de euros invertidos

La Memoria Anual de esta institución eclesiástica da cuenta de destino de los 337 millones de euros invertidos por el conjunto de las Cáritas Diocesanas para acompañar a un total de 2.391.506 personas. De estas, 1.403.269 participantes y personas acompañadas en España y otras 988.237 en proyectos de cooperación internacional. Por programas, donde se concentra el mayor número de participantes son Acogida y Asistencia (72,7), seguidos de Empleo y Economía Social (7%) y Familia, Infancia y Juventud (6,2%).

En cuanto al destino de los recursos invertidos en 2019, las partidas presupuestarias más destacadas han sido Acogida y Asistencia (22,7% del total); Empleo, Comercio Justo y Economía social (17%); Mayores (10,3%); Personas Sin Hogar (10%); Familia, Infancia y Juventud (7,8%); y Cooperación Internacional (6,8%), entre otros.

Austeridad e independencia

Un año más, destaca el compromiso que Cáritas mantiene con la austeridad en la gestión, ya que sólo 6,7 céntimos de cada euro se destinan a gastos de Administración.

Otro dato sobresaliente, que sigue la tendencia habitual de ejercicios anteriores, es el porcentaje de apoyo privado las acciones de Cáritas, que representa el 71% (239 millones de euros) del total de recursos invertidos. Similar tendencia se confirma en la financiación pública, que suponen el 29% (casi 98 millones de euros) del total.

Es decir, de cada 100 euros invertidos, 71 proceden de aportaciones privadas y 29 de fondos públicos.

Al abordar el apartado de los recursos humanos que hacen posible toda la actividad e Cáritas, que se apoya, según se recoge en la Memoria anual, en 80.995 voluntarios y 5.571 personas contratadas, Natalia Peiro señaló que “junto a la aportación económica no es menos importante la misión de los voluntarios que han hecho posible en los últimos meses a las acciones de Cáritas para contener los efectos sociales del coronavirus”. ”Finalizado el Estado de Alarma, para nosotros es un reto mantener este espíritu solidario y el compromiso gratuito que hacen de Cáritas una organización voluntaria”, subrayó.