fbpx

«Tras el coronavirus sabemos que no somos inmortales»

José Miguel Sánchez es un psicólogo y coach certificado, conferenciante y autor de varios libros. Entre ellos, el último que acaba de presentar: "El viaje del líder".

José Miguel Sánchez es licenciado en Psicología del Trabajo, International MBA por la Heriot Watt University, Edimburgo, es también Certificate en Management Studies por la York Business School. Posee un Máster en Psicología del Deporte y es también coach certificado, además de conferenciante y autor de varios libros. El último, «El viaje del líder» (Ed. Círculo Rojo). «Tras cumplir mis primeros 50 años, miro hacia atrás, hago balance de estos años y sólo puedo estar agradecido por haberlos vivido tan intensamente», nos asegura en esta entrevista para TargetOn.

Te consideras a ti mismo como un hedonista. ¿No somos todos un poco así? ¿Qué entiendes por hedonismo?

El hedonista por definición es una persona positiva y optimista y en mi opinión, por desgracia, no creo que todos nos comportemos así. Hay muchas personas que se encuentran más cómodas en la bronca y en el conflicto que en la búsqueda del disfrute. Según Epicuro de Samos, el hedonismo (en griego, Hedone) es la búsqueda del placer y, por tanto, la ausencia de dolor en todas sus versiones. En esta búsqueda de placer, cabe todo aquello que nos hace bien, que nos permite sentirnos a gusto con nosotros mismos y que, sobre todo, nos da un equilibrio que posteriormente redunda en las personas con las que nos relacionamos.

«Siempre podemos decidir afrontar una situación adversa desde nuestra mejor versión»

Tu campo de especialización profesional es la Psicología. ¿Crees que la sociedad española es una sociedad sana o existen un buen número de patologías y desarreglos que hacen que no seamos del todo felices?

Creo que la sociedad española se muestra con una imagen sana. Parece que todo va bien y que la vida nos sonríe a todos. Sin embargo, en mi experiencia trabajando individualmente con cientos de profesionales, debajo de esa apariencia saludable hay mucho desarreglo no trabajado adecuadamente. Somos una sociedad a la que le cuesta pedir ayuda cuando se trata de temas psicológicos. Por poner un ejemplo, en un informe de la OCU de 2016, se decía que en la Comunidad de Madrid, únicamente había 4 psicólogos por cada 100.000 habitantes, frente a una media de 18 en Europa y de 80 en Suecia. Esto hace que manejemos nuestros problemas psicológicos con ansiolíticos antes que con un tratamiento con psicoterapia, que debería ser la primera opción para trabajar temas como la ansiedad o el estrés. La ansiedad y el estrés nos alejan de los momentos de felicidad que todos merecemos. Dicho lo anterior, el clima, nuestra facilidad para divertirnos y nuestra habilidad social hacen que nos hayamos adaptado a convivir con esos desarreglos.

«Somos una sociedad a la que le cuesta pedir ayuda cuando se trata de temas psicológicos»

¿Piensas que la gente es menos feliz por el coronavirus? ¿Qué tres consejos darías a las personas que se han visto de alguna forma mermadas en sus capacidades, anhelos o libertades?

El coronavirus ha destrozado muchos paradigmas, entre otros esa falsa creencia de que podemos con todo y que somos casi inmortales. Ha tenido que llegar un bicho microscópico para mostrarnos nuestra vulnerabilidad. Mis recomendaciones para transitar por esta pandemia hasta que se encuentre un tratamiento o vacuna serían: Busca oportunidades para conocerte mejor. Cuando me conozco bien soy capaz de generar, identificar y utilizar todos los recursos que poseo para hacer frente a las diferentes situaciones con las que me voy a encontrar en la vida. Mantén las cosas en perspectiva. Relativizar es una palabra que nos debería acompañar siempre en nuestra vida porque nos ayuda a tomar distancia sobre los problemas para poder resolverlos con objetividad y eficacia. Poner las cosas en perspectiva nos permitirá ver también las salidas o soluciones a la situación a la que nos enfrentamos. Crea relaciones. El tener una buena red familiar, de amigos, de contactos, hará que te sientas fuerte en momentos de debilidad o bajón psicológico. Está comprobado que tener un círculo de personas a tu alrededor cuando las cosas van mal, ayuda a no sentirte solo y a utilizar ese apoyo para salir de situaciones en las que cuando no lo tienes, la dificultad para superarlas se acrecienta. Añadiría una última recomendación: Evita ver las crisis como problemas insuperables. La crisis puede ser una oportunidad para seguir creciendo, para sacar lo mejor de nosotros mismos en situaciones muy desafiantes. Por más que tratemos de negar la evidencia, la pandemia ha sido una realidad que todos debemos gestionar. Podemos elegir colocarnos en una posición de víctima y con pensamientos negativos, que nos llevarían a un lugar perjudicial para nosotros, o podemos decidir afrontar esta situación adversa desde nuestra mejor versión. Elegir la segunda opción, nos permite dar lo mejor de nosotros mismos para salir reforzados de esta situación.

Ver en Amazon «El viaje del líder» (Ed. Círculo Rojo).