fbpx

El Congreso de los EE.UU. quiere callar a un presidente con 74 millones de votos

Varios líderes republicanos se preguntan si lo que va a hacer el Congreso tiene sentido y es constitucional.

El Congreso de los EE.UU. ha iniciado ya el proceso del segundo impeachment a Donald Trump, un presidente que ha obtenido 74 millones de votos en las últimas elecciones, y a quien ahora parecen tratar de callar para evitar que pueda resultar reelegido dentro de cuatro años.

En esta línea se han manifestado varios congresistas del Partido Republicano, leales al presidente Trump, quienes creen que el plan liderado por la demócrata Nancy Pelosi, fracasará y acabará explotando contra ellos.

El último en pronunciarse ha sido Newton «Newt» Gingrich, congresista republicano que fue un acérrimo opositor al expresidente Bill Clinton, habiendo ocupado el cargo de «speaker» o presidente de la Cámara de Representantes de 1995 a 1999.

Gingrich ha comentado en declaraciones a Fox Business, que se opone «a la idea de que el Congreso de los Estados Unidos, ya sea demócrata o republicano, le dicte al pueblo estadounidense por quién se le permite votar», ha dicho. Al tiempo que se ha preguntado si (estos detractores) creen que tienen la capacidad de callar a alguien que tiene 74 millones de votos?» añadió.

Sus comentarios se producen mientras la Cámara se prepara para votar sobre un solo artículo de acusación contra Trump que lo acusa de incitar a multitudes de partidarios a organizar el ataque en el Capitolio mientras el Congreso se reunía para confirmar la votación del Colegio Electoral para el presidente electo Joe Biden.

Gingrich dijo que la votación para acusar al presidente probablemente se aprobará, pero no ve cómo la medida puede llegar a un juicio completo en el Senado antes de que Biden preste juramento el 20 de enero.

«Los padres fundadores se oponían profundamente a perseguir a los ciudadanos privados una vez que dejaban el cargo», dijo Gingrich. «Vieron lo que sucedió en Gran Bretaña y sabían que conduce a la tiranía y se opusieron a perseguir a alguien después de que dejara el cargo».

Qué pasará ahora

Nadie lo sabe con certeza. Lo que parece claro es que la votación en la Cámara de Representantes se producirá hoy, y que saldrá una mayoría suficiente para acusar al presidente e iniciar su jucio político en el Senado. Sin embargo, dos tercios de la cámara alta tendrían que acabar votando en contra de Trump para que éste fuera condenado y removido de su cargo como presidente. Y eso no es probable.

El segundo «impeachment» probablemente acabará como el primero. Mucho ruido y pocas nueces.