fbpx

El Black Friday no termina de despegar en España: el Coronavirus reduce un 10% el gasto de los españoles este año

Vemos una fuerte caída en la contratación de viajes, pero también lo notarán otras partidas como textil y complementos.

Este Black Friday también estará marcado por la situación de austeridad y dificultad económica de muchos españoles debido a la crisis del Coronavirus. Con toda probabilidad, se gastará menos, cambiarán los hábitos de compra y, también, serán menos los que aprovechen las ‘rebajas’ de esta época del año.

Según el último estudio que ha realizado iAhorro sobre tendencias e intención de compra de los españoles en el Black Friday 2020, seis de cada diez españoles (un 60,3%) seguirá comprando este año a pesar de la crisis, pero supondrá un 3,8% menos que en 2019. Este año sólo se animará a comprar un 1% más de españoles, sin embargo, de los que participaron el año pasado, un 4,8% afirma que este año no realizará ninguna compra. Este es el primer descenso en intención de consumo desde que se realiza este estudio (año 2018).

La mayor diferencia se notará en el presupuesto que se destinará a estas compras, un 10% menos con respecto al año anterior y un 8% con respecto al 2018. De media, el presupuesto para este 2020 será de 128,20 euros, con un 22,3% de compradores que solo destinará entre 0 y 50 euros, un 27,4% entre 50 y 100 euros y un 20,4% que gastará entre 100 y 150 euros. Tan sólo un 10,5% destinará entre 150 y 200 euros y el 19,4% restante más de 200 euros.

Por lo general, un 54,6% de los encuestados mantendrá su presupuesto, mientras que un 34,4% ya afirma que gastará menos y tan sólo 11% incrementará el gasto destinado a sus compras.

De confirmarse los datos de descenso en el consumo habría que señalar dos como los motivos por los que esta tendencia se produzca. Por un lado, una gran parte no podrá hacer frente a estas compras porque su economía se ha deteriorado o por precaución de cara al futuro. Por el otro lado, no comprará porque no tenga necesidad. “Además del ahorro que se hace por precaución, también hay un ahorro “forzado” por no poder realizar ciertos gastos de consumo, es lo que ocurre, por ejemplo, con el descenso en ocio. Lo vemos en la fuerte caída en la contratación de viajes, pero también lo notarán otras partidas como textil y complementos”, señala el experto financiero de iAhorro, Antonio Gallardo.

El sector viajes será el gran damnificado de este Black Friday. Si en años anteriores se situaba siempre entre la franja del 8-10% de todas las compras, en esta ocasión se desploma hasta el 2%, unos datos que suponen la caída más importante de todos los segmentos de compra. En el resto de categorías hay pocos cambios, siguen siendo mayoritarias las de moda y complementos (62,1%) e informática y electrónica (44,1%), mientras que videojuegos es la única que muestra cambios importantes al alza (16,9%).

En cuanto a tramos de edad y género se refiere, las mujeres (56,9%) y los que tienen una edad comprendida entre 36 a 45 años (28,2%) seguirán siendo los que más compren. Las personas de entre 25 y 34 años les seguirán muy de cerca (22,5%) y destaca la subida y consolidación de los mayores de 55 años, que alcanza el 14,7%.

En un año en el que la cantidad destinada a este fin se reduce, sólo un 29,7% de los encuestados afirma haber creado un presupuesto para la ocasión, o lo que es lo mismo, más del 70% no tiene planificada la inversión que realizará en sus compras.

Respecto a la forma de pago en las que los consumidores afrontan sus compras en el Black Friday, un 52,3% lo hace con sus ingresos del mes y solo un 15,5% con ahorro de meses anteriores. Sigue siendo importante el 23,4% que financiará con tarjeta de crédito, en estos casos conviene tener en cuenta cómo se van a gestionar los gastos.

La mayoría de los que usan tarjetas de crédito para financiar sus compras en el Black Friday (44,2%) establece una cuota fija de pago mensual, por su parte, un 39,4% prefiere devolver la totalidad a fin de mes. “Ambas opciones son buenas, depende de cuál se ajuste más a tu manera de gestionar el dinero. Por ejemplo, puedes configurar tu tarjeta para pagar todo a principio de mes, modalidad que no tiene comisiones. Incluso, si no quieres pasarte, puedes marcarte un tope de gasto”, afirma David Urbano, Chief Marketing Officer de Imagin.

A medida que se acercan este tipo de fechas, como el Black Friday o el Cyber Monday, hemos visto también aumentar los casos de fraude en el comercio electrónico, aunque David Urbano asegura que podemos estar tranquilos. “La Directiva Europea de Servicios de Pago ha incrementado la seguridad en las compras que se realizan online, en caso de robo o fraude, bloquear la tarjeta será el primer paso a seguir y es tan sencillo como hacerlo a través de la app de la aplicación de nuestra banca móvil”.

La inestabilidad en la curva de contagios de la Covid y la incertidumbre sobre si finalmente se celebrará una Navidad «tradicional», sin confinamientos, también afectará a las compras de una de las campañas de rebajas más esperadas del año.

“Aunque el Black Friday tiene mucho componente de compra ocasional para uno mismo, los regalos que se concentren en un círculo más cercano se ajustarán a un presupuesto más reducido. Si siguen las limitaciones, lo más probable es que el descenso sea mucho más acusado principalmente en ocio, pero también en alimentación por la disminución de los encuentros familiares, aunque estas compras se suelen concentrar después de los festivos de primeros de diciembre”, afirma Antonio Gallardo.

Un 33% de los encuestados afirma que entre los principales motivos para comprar durante el Black Friday se encuentra el de ahorrar en las compras de Navidad, mientras que un 42,5 % lo hace sin buscar nada en concreto y un 20,6% tiene un objetivo de compra fijado. Por su parte, un 4,75% comprará por otras razones.

El canal online ha cobrado especial relevancia (45,4%) este Black Friday, siendo el envío a domicilio la razón principal por la que los clientes prefieren optar por este canal. Un hecho que, probablemente, esté muy relacionado con la situación actual de la pandemia, que tanto ha cambiado los hábitos de consumo de los compradores.

Muestra de ello es que, por primera vez, esta razón supera a la de encontrar los mejores descuentos como el motivo por el que se opta por la compra online.

Los que prefieren la compran offline (20,3%) siguen situando ver o probarse el producto como el motivo más importante de su elección. Respecto a los descuentos que se esperan encontrar, la mayoría (42,3%) espera que se sitúe en hasta un 20%, un 23,4% de los compradores espera obtener entre un 20 y un 40% de rebaja y un 21,8% de los encuestados entre el 40 y el 60%. Por su parte, sólo un 12,5% confía en conseguir ahorros por encima del 60%.

Para el Chief Marketing Officer de imagin, una buena manera de controlar las compras impulsivas para luego no llevarse sorpresas a fin de mes sería “hacer una lista de lo que tenemos en nuestra wishlist para el Black Friday, igual que cuando éramos pequeños y hacíamos una lista a los Reyes Magos. De esta manera tan visual podrás decidir si es asumible o no el gasto que tienes pensado hacer y si necesitas todo lo que has puesto en la lista”.

Aunque con los años parece que la moda del Black Friday se va implantando con más fuerza en España, lo cierto es que son pocos los nuevos compradores que se suman a esta tradición año tras año, pero aumentan los fieles. El 80,6% de los compradores de Black Friday compra desde hace más de 3 años, lo que demuestra la madurez de este fenómeno de compras y un 63,3% conoce lo que es el Cyber Monday, aunque una gran mayoría (50,3%) no espera a este día para comprar.

Aún hay muchos que no se sumarán a la moda del Black Friday este año, siendo el principal motivo la desconfianza de las ofertas que se publican (33,5%). Pero, sin duda, podemos decir que este año el canal online y el cuidado del gasto en plena pandemia serán los factores que marquen el arranque de la temporada de ahorros y descuentos.