fbpx

El Banco de España revisa a la baja sus previsiones de la economía española para este año

Los analistas del organismo regulador prevén un crecimiento del 6%.

El Banco de España ha empeorado sus previsiones de crecimiento del PIB español para este año y prevé un crecimiento del 6% en su escenario central, ocho décimas menos que en sus anteriores proyecciones, que podría ser del 3,2% en el peor de los casos y del 7,5% en el mejor. Para 2022 y 2023, prevé que el crecimiento se modere.

El organismo regulador ha revisado sus proyecciones macroeconómicas para España en las que apunta un empeoramiento respecto a las anteriores, publicadas el pasado mes de diciembre. En comparación con las previsiones de diciembre, el arranque de este año es “más débil” de lo previsto y “vemos ciertos riesgos” en la ejecución de fondos europeos, de manera que se prevé que se ejecute menos de lo previsto anteriormente y que su impacto positivo se reparta en un punto del PIB este año y tres décimas en el próximo en lugar de concentrarse en este ejercicio, según el director general de Economía y Estadística del organismo, Óscar Arce.

Bajo el escenario central, el primer semestre sería “débil” y el Banco de España prevé una caída intertrimestral del PIB entre enero y marzo del 0,4% -que podría ser del 0,9% en el peor de los casos o crecer un 0,4% en el mejor-. Para el segundo trimestre, Arce anticipó que el PIB se comportará mejor que en el primero y con una tasa “claramente positiva”. En la segunda parte del año se estima una aceleración de la actividad vinculada a los avances en el proceso de vacunación y a la implementación de los proyectos ligados a los fondos europeos.

De cara a 2022, el dinamismo del PIB en la segunda parte de este año daría lugar a un “potente efecto arrastre” en 2022, de modo que el PIB crecería un 5,3% en el escenario central, un 5,5% en el suave, y un 4,6% en el severo. Estas cifras son superiores a las anticipadas en diciembre.

Para 2023, bajo el escenario central se recuperaría el crecimiento económico anterior a la crisis, con un avance del PIB del 1,7%, similar al anteriormente previsto. En el escenario suave se registraría un crecimiento del 1,6%, tres décimas menos, y en el severo sería del 2,2%, siete décimas más. En el peor escenario, el PIB precrisis se retrasaría más allá de 2023. En cualquier caso, la economía española crecerá todavía en este ejercicio “claramente por encima” de su potencial, según destacó Arce.