fbpx

EE.UU. descubre una infiltración masiva de piratas informáticos en sus sistemas gubernamentales y en los de miles de empresas

Fuentes de la Administración Trump apuntan hacia Rusia. Los expertos aún evalúan el alcance del ataque, el peor de la historia.

EE.UU. ha descubierto recientemente una infiltación masiva de piratas informáticos extranjeros en sus sistemas gubernamentales que ha afectado también a miles de empresas del sector privado, en un momento en el que ha comenzado ya a distribuirse la vacuna de Pfizer/BioNtech en cientos de puntos del país y mientras que la Administración Trum se encuentra traspasando sus poderes al nuevo Gabinete Biden.

Según han publicado varios medios de comunicación estadounidenses, el ataque se habría producido en el mes de marzo, y sólo ahora ha salido a la luz. El Gobierno estadounidense sospecha de piratas informáticos rusos, según ha denunciado públicamente el secretario de Estado, Mike Pompeo (en la foto).

De hecho, las agencias y departamentos gubernamentales están aún evaluando el alcance del ataque, que según parece ha infectado a la práctica totalidad de sistemas, lo que hará prácticamente imposible que EE.UU. puede, por ahora, dar por concluida la amenaza.

Al parecer, a comienzos de la semana pasada, la empresa estadounidense, radica en el estado de Texas, SolarWinds, habría descubierto el ataque. No está claro exactamente qué buscaban los piratas informáticos, pero los expertos dicen que podría incluir secretos nucleares, planos de armamento avanzado, investigación relacionada con la vacuna Covid-19 e información para expedientes sobre líderes gubernamentales e industriales clave. De lo que se está ya seguro es que este ciberataque ha sido el más grave sufrido hasta la fecha por EE.UU.

Tal vez por ese motivo, el Pentágono ha suspendido temporalmente el traspaso de información al equipo de Joe Biden, según han informado también varios medios de conunicación, citando fuentes de la propia Secretaria de Estado de Defensa (Ministerio de Defensa).

Además, y por si esto fuera poco, el presidente de Microsoft, Brad Smith (en la foto), ha pedido una respuesta contundente por parte del Gobierno federal contra Rusia, asegurando que ha llegado elmomento para un «ajuste de cuentas» con los responsables del ciberataque. Smith ha pedido al Gobierno y la industria tecnológica estadounidense que trabajen juntos para luchar contra las acciones nefastas de aquellos que están decididos a robar conocimientos y secretos de seguridad (de nuestro país).

Y ha añadido que el ataque «requiere que miremos con ojos claros las crecientes amenazas que enfrentamos y nos comprometamos con un liderazgo más eficaz y colaborativo por parte del Gobierno y el sector tecnológico para encabezar una respuesta de ciberseguridad global sólida y coordinada», ha dicho Smith.