fbpx

Conoce las ideas de los estudiantes que dan una solución al plástico existente para que deje de ser un residuo y pase a tener una segunda vida

Se trata de las propuestas resultantes de esta segunda edición de Cultivando Talentos.

El plástico que ya hemos generado no desaparecerá hasta dentro de más de 200 años. Por este motivo, todas las iniciativas para reducir el consumo del plástico y, además, buscarle una segunda vida son necesarias y cruciales en el entorno actual.

El pasado 24 de marzo se celebró la presentación de las propuestas resultantes de esta segunda edición de Cultivando Talentos, el programa impulsado por Eckes-granini, líder en el sector de los néctares y bebidas de fruta, que, esta vez, ha contado con la colaboración del IED Barcelona.

El evento tuvo lugar en el mismo centro educativo en el que, semanas antes, se impartió un workshop con el objetivo de guiar y apoyar a los estudiantes en el desarrollo de sus proyectos. En él participaron profesores del centro, Núria Vila, diseñadora sostenible y profesora del Máster en Diseño Sostenible e Impacto Social del IED Barcelona, y también referentes del sector como Real Precious Plastic, Oiko Design Office y Sloppy Tunas. Todos ellos aportaron su experiencia, recursos y apoyo en el proceso de conceptualización y experimentación de los proyectos.

Un total de once estudiantes han participado en esta acción organizándose en tres grupos y, trabajando de manera colaborativa, han surgido proyectos que tienen como base la premisa de convertir el plástico en una solución.

Cada uno desde un enfoque diferente, pero a la vez, conectados entre sí. Desde un espacio social de concienciación en reciclaje y reparación, hasta productos concretos creados a través de residuos plásticos.

Para el primer proyecto, los alumnos han creado una serie de juegos infantiles que, a través de su movimiento cuando está en uso, van triturando plástico y lo convierten en material útil para fabricar nuevos objetos.

Con este proyecto se cubre el primer paso de poner el plástico en circulación: triturarlo para que pueda servir como material para un nuevo objeto.

La segunda propuesta consiste en un espacio social, un taller que sirva, por un lado, para concienciar y fomentar a la comunidad el reciclaje y, por otro, ofrecer la posibilidad de reparar cosas, a través de material reciclado, con máquinas de impresión 3D.

Finalmente, el tercer diseño se basa en estructuras prácticas, funcionales y polivalentes, que pueden servir para el cultivo de frutas y que están hechas a partir de material reciclado, tomando como base el material propio de las botellas y los tapones granini. Un claro ejemplo de darle una segunda vida al plástico y no dejar que se convierta en residuo.

Asimismo, conjuntamente los estudiantes del IED Barcelona y el equipo de granini han decidido colaborar con la Fundación Ecomar, con la que realizarán una donación económica y participarán en una recogida de residuos plásticos en la playa del Fórum de Barcelona para dar un paso más todos juntos en la preservación del planeta y del medio ambiente.

Eckes-granini tiene como objetivo convertirse en una organización 100% sostenible. Para ello, cuenta con un gran equipo de trabajo focalizado en los avances de la marca en términos de sostenibilidad con diversas iniciativas que ayudarán a alcanzar este objetivo. Estos son algunos de los primeros pasos que la marca ya ha conseguido dar:

Sus envases de cartón tienen un 86% de origen vegetal y pajita de papel

Desde enero del 2021 Eckes-Granini es una compañía 100% neutra en carbono, certificada como Climate Neutral, certificado otorgado por la Climate Partner que garantiza la compensación y reducción de emisiones de CO2. Han compensado más de 43 millones de kilos de CO2.

Todas sus naranjas y manzanas son 100% de cultivo sostenible

Este año reducirán 72 toneladas de plástico en la producción de sus botellas y trabajan para que sean 100% de plástico reciclado (100%R-PET).

Además, con esta segunda edición del programa Cultivando Talentos, la compañía busca dar un paso más en su apuesta para impulsar la sostenibilidad a partir de la creatividad, fortaleciendo su compromiso con el medio ambiente.

«La compañía trabaja día a día para reducir su impacto, buscando tanto soluciones a problemas actuales, ya generados, como planteando nuevas vías de transición a largo plazo para evitar futuros problemas en términos de sostenibilidad», afirman desde Granini.