fbpx

Codere obtiene 318 millones de ingresos en el primer semestre del año, un 55% menos que el año anterior, por el impacto del Covid-19

El negocio online mantuvo planos los ingresos respecto al primer semestre de 2019, debido a la falta de eventos deportivos relevantes durante este periodo.

El grupo Codere obtuvo unos ingresos operativos durante este periodo de 318 millones de euros, un 55% por debajo del año anterior, como consecuencia del cierre temporal del negocio presencial por motivo de las medidas restrictivas de prevención frente al Covid-19 impuestas en todos sus mercados durante el segundo trimestre del año, únicamente con algunos negocios abiertos en el mes de mayo (hipódromos de Uruguay) y en junio (salas de Italia y España). El negocio online mantuvo planos los ingresos respecto al primer semestre de 2019, debido a la falta de eventos deportivos relevantes durante este periodo.

La compañía alcanzó un EBITDA ajustado de 17 millones de euros en el primer semestre de 2020, que supone un descenso del 90% respecto al año anterior, por el cierre de salas y los gastos que tuvo que soportar durante el periodo.

El resultado neto del primer semestre refleja una pérdida de 178 millones de euros, frente a los 24 millones de pérdidas registrados en el mismo periodo de 2019, como consecuencia de los cierres temporales obligatorios relacionados con la crisis sanitaria y de una pérdida por tipo de cambio de 46 millones.

La inversión en este periodo de 2020 se contuvo en 21 millones de euros, considerablemente inferior a los 38 millones invertidos en 2019. Casi la totalidad de la misma (18 millones de euros) fue empleada en mantenimiento.

En términos de capacidad, a 30 de junio la compañía tenía un 30% de máquinas operativas con respecto al 2019 (17.176 unidades). La cifra de salas de juego operativas en el periodo fue de 13, junto a 68 locales de apuestas deportivas y 8.847 bares.

Confianza en la mejora del escenario internacional

El impacto del Covid-19 en el negocio de Codere ha sido muy significativo y en este contexto, la compañía puso en marcha un plan de contingencia para preservar su liquidez y garantizar la continuidad del negocio, consiguiendo una significativa reducción de costes del 74% en el segundo trimestre del año.