fbpx

Clara Lloveres, Country Manager de Shopopop en España

"Queremos aprovechar ‘boom’ de las entregas a domicilio a raíz de la pandemia para ofrecer una solución social y sostenible".

Shopopop nace en Francia en 2016, aunque la idea comenzó a gestarse cuando uno de los co-fundadores, Antoine Cheoul, vivía en La India, en Bombay, y conoció un sistema local de entrega de comidas conocido como Dabbawallahs. Era 2014 y, por aquel entonces, en Europa empezaba el uso de los coches compartidos. Antoine vio en esas dos realidades un punto común: la gente podría ayudar a sus vecinos durante los viajes regulares entregando sus compras. A su regreso a Francia, Antoine conoció a su (futuro) socio Johan, y juntos lanzaron Shopopop. Imaginaron una solución de entrega sencilla y colaborativa, con el objetivo común de ayudar a la gente a ganar dinero con sus desplazamientos habituales, al tiempo que desarrollaban la ayuda mutua y el sentido de la conexión. Entrevistamos a Clara Lloveres, Country Manager de Shopopop en España.

Se dice que sois el BlaBla Car de la distribución en la última milla, es así? Por qué? ¿Podrías explicar vuestro modelo de negocio y cómo obtenéis los beneficios?
Es una buena forma de explicarlo, pues, aunque la apliquen a diferentes sectores (viajes, en su caso, y logística en el nuestro), ambas basamos nuestro modelo de negocio en la economía colaborativa. En nuestro caso, en una rama específica conocida como ‘crowdshipping’, que aplica los principios de esta economía a las entregas a domicilio y consiste en aprovechar el viaje de una persona para que lleve un paquete a otra que se encuentra en su camino. Pero, para responder a tu pregunta, sí, es una buena metáfora puesto que ambos basamos nuestro negocio en la confianza mutua entre personas. Nosotros obtenemos beneficios únicamente por el servicio que le prestamos a nuestros comercios aliados, es decir, en el momento que ellos deciden ser parte de Shopopop les cobramos un fee inicial por darse de alta en nuestra plataforma y luego una tarifa fija por cada envío que realicen con nosotros. Esta es una de nuestras ventajas en nuestro modelo de negocio, pues el comercio aliado solamente va a pagar por el número de entregas que realiza durante ese mes sea 1 o sean 200. No cobramos un fee fijo mensual.

La inversión tecnológica en la plataforma ha sido potente. ¿A cuánto ha ascendido? 
Anteriormente tuvimos tres rondas de financiación que nos permitieron desarrollar la tecnología que hoy en día tenemos. Para ser más claros, en febrero de 2018 tuvimos una inversión de 500 mil euros, luego en octubre de 2018 fueron dos millones de euros y finalmente en el 2020 cuatro millones de euros.

Recientemente habéis cerrado una ronda de financiación ¿Podrías ofrecernos detalles del importe total levantado, los nuevos socios que se han incorporado y el porcentaje accionarial de los fundadores en qué nivel se encuentra actualmente?
Efectivamente, conseguimos una ronda de financiación de 20 millones de euros de la mano del fondo GO Capital, de Épopée Gestion para el fondo West Web Valley I, de Pierre Voillet y de Meridiam, a través del Green Impact Growth Fund.

¿Hacia qué partidas se va a destinar la inyección de este dinero? Vais directos a escalar, ¿no es así?
Sí. De momento estamos presentes en Italia, Bélgica, Países Bajos, Francia, Portugal, Luxemburgo, y recién aterrizados en España. Aquí hemos empezado por Madrid, pero tenemos la vista puesta en otras ciudades españolas. Con el ‘boom’ de las entregas a domicilio a raíz de la pandemia, y que todavía sigue en auge, queremos aprovechar este momento para ofrecer una solución social y sostenible a los desafíos que ha traído consigo este auge, como los elevados costes económicos y medioambientales de la logística de última milla.

Como marketplace que sois, qué estrategia estáis siguiendo para crecer? ¿Os estáis enfocando en los establecimientos primero (lado de la oferta) o bien en ir captando personas que hagan el reparto (la demanda)?
Tenemos una estrategia de crecimiento que está focalizada en desarrollar las principales ciudades de España, pero siempre con un objetivo claro que es empezar de lo micro a lo macro, es decir, tenemos que tener en cuenta que nuestro modelo se basa en desarrollar una zona específica de una ciudad y luego con estrategias de marketing desarrollamos a los Shoppers que van a estar enfocados en llevar esos pedidos a sus vecinos, entonces para ser más claros, primero nos enfocamos en generar la oferta con nuestros comercios aliados y luego vamos generando la demanda ofreciendo nuestra plataforma a los Shoppers para que se hagan cargo de los pedidos de la zona. Esta parte es la más interesante y a la vez más retadora del negocio porque tiene que existir ese balance casi inmediato entre la oferta y la demanda para que todo salga bien.

¿Dónde te gustaría ver a Shopopop en los próximos años? ¿Pensáis en un éxito a largo plazo?
Por supuesto, este es un modelo que ha tenido mucho éxito en países como Francia y Bélgica y estamos seguros que en España va a tener una acogida enorme por parte de los comercios como de los particulares. Nuestro objetivo es ver a Shopopop en los próximos dos años en la mayoría de las grandes ciudades españolas operando.