fbpx

Canadá: Trudeau invoca la Ley de Emergencia Nacional para tratar de poner fin y silenciar el «Convoy de la Libertad»

Trudeau busca silenciar a los manifestantes.

La gestión de la protesta antivacunas en Canadá le está dando mas de un quebradero de cabeza al primer ministro de Canadá, el liberal Justin Trudeau, quien no ha sido capaz de contener las protestas de miles de personas descontentas con la gestión de la pandemia que está llevando a cabo el Gobierno federal.

Trudeau, en paradero desconocido desde hace ya varios días, ha vuelto a surgir para invocar ahora la Ley de Emergencia Nacional, que dota de amplios poderes a los funcionarios públicos que serán los encargados de tratar de poner fin a las protestas encabezadas por miles de camioneros que mantienen bloqueda desde hace días la capital del país, así como los principales accesos por carretera que limitan con EE.UU.

De hecho, para la aprobación de estas medidas urgentes, el primer ministro necesita que el Parlamento revalide la suspensión de los derechos fundamentales de los ciudadanos-como va a ser la confiscación de bienes privados como son los camiones, para poder retirarlos de las principales vías que mantienen bloquedas- y su decreto ha contado con la oposición de algunos de los presidentes de las regiones más importantes del país, como es el caso de Alberta, Quebec, Manitoba y Saskatchewan, quienes declararon que la medida les parecía ”innecesaria”.

Así, el Parlamento canadiense tiene ahora un plazo de siete días para aprobar o revocar el uso de las medidas de emergencia aprobadas por Trudeau.

Los operadores de los vehículos-grúa, que se han mostrado reacios a cooperar con la policía, ahora se verán obligados a trabajar con las fuerzas del orden para despejar las calles de Ottawa y los cruces fronterizos en Coutts, Alberta y Emerson, Manitoba. Si no cooperan, podrían ser incluso arrestados.

El llamado ‘Convoy de la libertad’ inició en Ottawa, la capital, el pasado 28 de enero, con miles de personas en camiones y otros vehículos que se movilizaron en rechazo a la exigencia a los camioneros de estar completamente vacunados contra el Covid-19 para cruzar la frontera terrestre con Estados Unidos.

De lo contrario, estos trabajadores deben presentar una prueba de detección del virus y aislarse.

Del rechazo original, la protesta se transformó en una manifestación más amplia contra todas las restricciones relacionadas al Covid-19 y contra el Gobierno liberal, incluida la oposición a un impuesto al carbono.