fbpx

Cae la compraventa de viviendas en enero más de un 15%

Las familias españolas demandan ahora viviendas más grandes que antes de la pandemia.

Las operaciones de compraventa de viviendas ascendieron entre enero y marzo a 129.228, lo que supone una caída del 15,2% en comparación con un primer trimestre del 2020 donde hubo afectación por la declaración del estado de alarma frente al Covid-19, pero la cifra refleja a la vez una reactivación de la actividad puesto que crece un 13,6% frente al cuarto trimestre del pasado ejercicio.

Son datos facilitados este lunes por el Colegio de Registradores con el avance de la Estadística Registral Inmobiliaria, donde apuntaron que la dinamización observada frente al último trimestre del 2020 fue particularmente elevada en las operaciones sobre viviendas nuevas, donde se contabilizaron 28.192 transacciones o un 23,4% más. Las operaciones sobre viviendas usadas crecieron a su vez un 11,1%, con 101.036 transacciones en total.

La reactivación no es, sin embargo, generalizada por colectivos, ya que las operaciones protagonizadas por extranjeros cayeron otro 10,7% frente al último trimestre del pasado año y ya suponen apenas un 9,7% por las restricciones de movilidad.

A la cabeza de las inversiones se situaron los ciudadanos británicos, con el 12,1% de las compraventas efectuadas por inversores foráneos; seguidos por los marroquíes (8,7%), franceses (8,2%), alemanes (7,1%) y belgas (6,5%).

Sus preferencias continúan situándose en Baleares, que copa el 24,3% de las transacciones de ciudadanos extranjeros, Canarias (21,2%), Comunidad Valenciana (19,4%), y Murcia (18,1%).

En cuanto a las preferencias por tipo de inmuebles los registradores subrayaron que se ha reducido al 21% las operaciones sobre vivienda unifamiliares frente al 22,5% máximo histórico del trimestre previo, aunque continúa muy lejos del 15,5-17% que copaba normalmente en épocas prepandemia.

Las restricciones a la movilidad y la necesidad de permanecer más tiempo en los hogares había disparado la demanda de este tipo de inmuebles en detrimento de los pisos, que ahora parecen volver a repuntar. Un 79% de las operaciones contabilizadas entre los pasados meses de enero y marzo correspondió a pisos frente al 77,5% del trimestre previo.

A pesar de esta inflexión los registradores esperan que se mantenga el apetito por inmuebles unifamiliares ya que hay una mayor demanda de vivienda de mayor superficie interior y exterior, así como mayor flexibilidad en su localización.

No en vano, ahora las familias demandan inmuebles con una superficie media de 102,9 metros cuadrados, un 0,8% superior al anterior registro y que supone un nuevo máximo histórico.

Lo que no se ha resentido con la pandemia es la valoración ya que el precio medio de la vivienda alcanzó los 1.781 euros por metro cuadrado, con un aumento del 4,83% respecto al trimestre previo e, incluso, del 0,9% interanual.