fbpx

Biden encabeza una nueva alianza contra China: Gran Bretaña y Australia le siguen

EE.UU. encabeza una alianza internacional junto con Reino Unido y Australia para tratar de frenar a China.

El presidente de EE.UU. continúa dando pasos en favor de la desestabilización del mundo. Tras la retirada de las tropas de Afganistán y haber abandonado a su suerte a miles de inocentes que luchan por sobrevivir a las fuerzas de los talibanes en la región, le llega el turno ahora a dos socios estratégicos: Reino Unido (con quien pronto firmará un nuevo tratado de libre comercio, impulsado tras su salida de la UE durante la «era Trump») y Australia.

El objetivo de este acuerdo es formar una nueva alianza contra China, que lidera en estos momentos la implantación de la tecnología 5G en el mundo y se ha lanzado al espionaje de millones de occidentales incautos que compran productos tecnológicos como smartphones o usan redes sociales chinas bajo el control de la dictadura comunista.

Sin embargo, la venta de submarinos nucleares estadounidenses a Australia también está en la agenda Biden. Según ha informado recientemente la CNN, el predidente Biden ha declarado recientemente que «Estados Unidos, Australia y el Reino Unido han sido durante mucho tiempo socios leales y capaces y hoy estamos aún más cerca», dijo el presidente. «Hoy estamos dando otro paso histórico para profundizar y formalizar la cooperación entre nuestras tres naciones, porque todos reconocemos el imperativo de garantizar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico a largo plazo», añadió.

El acuerdo de esta compraventa podría alcanzar los 90.000 millones de dólares estadounidenses, según fuentes de la Administración Biden citadas por la CNN.

Según se ha sabido, los tres países celebrarán una serie de reuniones próximamente en las que tienen previsto abordar cuestiones como la guerra cibernética, las tecnologías de defensa y esta alianza llevará por nombre UAKUS. Todavía se desconoce si otros estados podrían formar parte de ella en un futuro próximo o se trata de un club privado.

«Esta tecnología es extremadamente sensible. Se trata, francamente, de una excepción a nuestra política en muchos aspectos», dijo el funcionario.

Era necesario, dijeron, para enviar un mensaje de tranquilidad a los países de Asia. Se produce en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, que están maniobrando para limitar la influencia global del otro.

Los funcionarios de EE.UU. también insistieron en que la intención de la nueva asociación (UAKUS) no era desafiar a China específicamente.

«Esta asociación no tiene como objetivo ni se enfoca en ningún país, sino que se trata de promover nuestros intereses estratégicos, defender el orden internacional basado en normas y fomentar la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico», declaró un funcionario.

Biden pasa por sus momentos de popularidad más bajos desde que fue elegido, o mejor dicho, los tribunales decretaron que el pucherazo de las elecciones presidenciales nunca había tenido lugar, pese a las denuncias de su opositor, Donald Trump, que no ha descartado poder presentarse a las próximas elecciones y tratar de recuperar el poder y el «America first» de su particular discurso político.

Sea como fuera, es de esperar que China reaccione a la provocación de UAKUS, tomando represalias ocntra intereses comerciales estadounidenses, que bien podría reanudar la guerra arancelaria del pasado reciente o puede que incluso tensionar más el mercado internacional de transporte marítimo, reteniendo aún más contenedores que eleven los precios de los envíos, tal y como lleva sucediendo desde este año.