fbpx

Alternativas de las empresas al concurso de acreedores

Desde Martín Molina Abogados nos ofrecen alternativas al concurso de tu empresa, si te encuentras en esa situación.

Ignacio M. Murillo Piquer es abogado en Martín Molina.

El legislador a través las múltiples reformas de la Ley Concursal, ahora Texto Refundido de la Ley Concursal, introdujo ciertas medidas en materia concursal para evitar que empresas viables tuvieran que acudir a un procedimiento concursal. Dichas medidas ofrecen diferentes alternativas para aquellas empresas que no estén atravesando financieramente un buen momento -insolvencia inminente – por cualquier circunstancia (falta de tesorería, liquidez, apalancamiento) pero que, si son viables, aplicando dichas alternativas puedan superar el estado de insolvencia. Se tratan de mecanismos que persiguen la continuidad de la actividad empresarial.

Es evidente que los mecanismos preconcursales son una alternativa muy eficaz siempre que la decisión se adopte en un estado temprano de la insolvencia, protegiendo de esa forma la liquidación innecesaria de empresas viables.

A continuación, detallaré brevemente los diferentes instrumentos que están a disposición de aquellas empresas que se encuentren en un estado de insolvencia inminente y que tienen a su alcance la posibilidad de reestructurar financieramente la empresa o bien trasmitir activos que conforman una unidad productiva en aras de proteger la actividad de la misma.

Los acuerdos de refinanciación ofrecen a la empresa el mantenimiento de la actividad y su viabilidad a través de acuerdos con sus acreedores financieros para reestructurar su pasivo. Utilizando esta figura, se pueden producir dos efectos cuando se cumplen ciertos requisitos y se obtienen ciertas mayorías con los acreedores; un efecto arrastre sobre aquellos acreedores que no están conformes con el planteamiento y, un segundo efecto de blindaje que, en caso de declaración de concurso de la empresa, los términos del acuerdo suscrito no podrán ser objeto de rescisión al constar homologado el acuerdo en sede judicial.

La propuesta anticipada de convenio es una figura que incentiva al deudor a entablar negociaciones extrajudiciales con sus acreedores y alcanzar acuerdos -con quitas y esperas- con anterioridad a la declaración de concurso, aunque también puede ser posterior a la misma, pero en este último caso será necesario un mayor número de adhesiones de acreedores que conforman el pasivo. De esta manera, como resultado de dichas negociaciones la empresa y sus acreedores pueden concluir un convenio extrajudicial que resuelva sus dificultades financieras fuera de un procedimiento concursal.  

Las ventajas respecto a un convenio tramitado en sede concursal pueden ser significativas. La primera es la celeridad en alcanzar acuerdos sin la demora que supone realizarlo en la fase de convenio, la segunda es la reducción de costes concursales y la tercera es la flexibilidad que ofrecen las reglas de una propuesta anticipada de convenio.

Ambas figuras deben contar con un plan de viabilidad real y efectivo para convencer a sus acreedores para que apoyen las medidas a adoptar, con la finalidad de mantener la actividad de la empresa.

Por otro lado, existe otra alternativa que se considera muy relevante a efectos prácticos, como es la venta de unidades productivas con carácter previo a la declaración de concurso, ya que ésta puede servir para obtener un mayor rédito para aquellas empresas ya declaradas inviables a fin de satisfacer a sus acreedores. Si tenemos en cuenta el tiempo medio que transcurre hasta la apertura de una fase de liquidación, dicha espera seria inasumible para muchas empresas, provocando un avaluó muy significativo de aquellos activos que conforman una unidad productiva. Por ello, aplicando este mecanismo en un momento temprano a la insolvencia, se conseguiría un mayor número de oferentes y un valor de trasmisión mas competitivo.

Todas estas figuras suponen una alternativa a un procedimiento concursal como medio para conservar la actividad económica y el empleo, por tanto, a través de los citados mecanismos las empresas pueden superar la insolvencia siempre que se tomen de forma anticipada a un estado irreversible de insolvencia.

Cabe mencionar que, con la Directiva aprobada y pendiente de transposición sobre marcos de reestructuración, se pretende incentivar la aplicación temprana de los mecanismos preconcursales o paraconcursales para generar viabilidad empresarial evitando de esa forma la liquidación de empresas. De esta manera, el objetivo principal que propone la Directiva consiste en la protección de las empresas que son viables, ofreciendo alternativas preconcursales más eficaces, mejor reguladas y más flexibles, pues entiende que únicamente con estas medidas se permitirá la viabilidad de las empresas, la continuación de las mismas y el mantenimiento del empleo a través de una reestructuración empresarial global y no sólo del pasivo.