fbpx

Ahorra en tu factura de la luz mientras trabajas en casa

Desde CEPYME comparten una serie de consejos, muy interesantes, que pueden ayudarte a ahorraer mucho dinero a lo largo del año en tu factura de la luz.

Desde CEPYME comparten una serie de consejos, muy interesantes, que pueden ayudarte a ahorraer mucho dinero a lo largo del año en tu factura de la luz.

El teletrabajo aporta una gran flexibilidad, lo que se traduce en la posibilidad de conseguir esa deseada conciliación entre la vida profesional y la familiar. Esta no es la única ventaja: el trabajo desde casa mejora la satisfacción y motivación de los empleados, lo que muchas veces se traduce en una mayor productividad y más rentabilidad para las empresas.

Además, aporta autonomía y permite configurar plantillas con los mejores talentos, sin que el lugar de residencia o las dificultades de movilidad supongan un problema o limitación.

Sin embargo, muchos hemos llegado a pensar en la factura de luz a final de mes, ¿cómo afecta el teletrabajo a nuestro consumo? A continuación, Lucera señala cinco consejos para ahorrar energía en casa al teletrabajar:

  • Planificación y organización: Nuestro primer consejo es que la organización del horario laboral sea igual o muy parecido al que harías en la oficina de modo presencial. Es decir, no pasarse más de 8 horas trabajando, lo que redundará en un mayor gasto de luz, entre otras cosas, como no tener suficiente tiempo para tu ocio personal o el descanso. Además, es fundamental marcar un horario y seguirlo estrictamente, separar físicamente la zona de ocio y la de trabajo para evitar distracciones que resten productividad, para evitar estar más horas de la cuenta frente al ordenador.
  • Aprovecha la luz del día: Procura usar al máximo las horas de luz natural: esto permitirá ahorrar energía en casa y será mejor para la vista también. Para ello es importante que el despacho de trabajo esté instalado en la habitación de la casa que reciba más horas solares y mover las cortinas todo lo que puedas.
  • Mantén la temperatura entre los 20º y los 25º grados: Lograr una temperatura de confort es fundamental para estar cómodos, rendir al máximo y, sobre todo, ahorrar energía en casa. Usa el termostato y acostúmbrate a poner la calefacción en invierno sobre los 20º y el aire acondicionado a 25º, y solo cuando sea necesario. Muchas veces, creando corriente de aire naturales y abrigándose bien no es necesario poner ningún aparato térmico o, como mucho, tenerlos encendidos solo durante unas pocas horas al día. En especial si cuentas con una tarifa de discriminación horaria, puedes realizar el mayor consumo durante el periodo valle, donde el precio de la energía es más bajo que en el punta.
  • Aparatos de alta eficiencia energética y de bajo consumo: Las bombillas LED o de bajo consumo y los aparatos con alta eficiencia energética acaban ahorrando mucha luz en el medio y largo plazo.  Por ello, vale mucho la pena ir sustituyéndolas, lo cual se traducirá en una inversión con un retorno positivo casi inmediato.
  • Ajusta las comidas a los horarios más económicos: Más allá de teletrabajar, durante estos días, también cocinamos y comemos en casa. Esto también puede aumentar el consumo de energía, por lo que es importante identificar las horas en las que la tarifa eléctrica es más baja, de acuerdo con la discriminación horaria, para cocinar o usar ciertos electrodomésticos. Este consejo, es clave para aplicar en otras actividades realizadas en casa, lo que puede suponer un ahorro en la factura de la luz a final de mes. Para ello, es fundamental identificar los horarios más económicos y ajustar las actividades diarias.