fbpx

Abascal: «Es un gravísimo ataque a la soberanía nacional»

"Han aprobado la reforma laboral en un gravísimo ataque a la soberanía nacional mediante un pucherazo".

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha denunciado desde Segovia, hasta donde ha viajado tras la jornada de Pleno en el Congreso, el “pucherazo” del Gobierno para aprobar la reforma laboral. «Han aprobado la reforma laboral en un gravísimo ataque a la soberanía nacional mediante un pucherazo», ha dicho Abascal.

También ha lamentado que este Ejecutivo “esté dispuesto absolutamente a todo, hasta a hacer pucherazos para alterar el sentido de los votos en el parlamento nacional”. “Espero que la cosa no quede aquí y que el sentido del voto de este diputado [diputado del PP que ha confundido su voto] sea respetado, y que esta reforma laboral sea rechazada por el Parlamento, tal como han votado la mayoría de los representantes públicos”, ha concluido.

Abascal ha recordado a los segovianos la importancia de movilizarse en estas elecciones, y en las generales, para desbancar a un Gobierno que acumula ya tres sentencias de inconstitucionalidad sin que se haya planteado dimitir. “Si eso no les lleva a la dimisión, nada lo hará. Al Gobierno tenemos que echarlo en las calles, votando masivamente en las elecciones y defendiendo la legalidad en los tribunales”, ha dicho.

«Pena de destierro»

Ya en clave regional, Santiago Abascal ha denunciado la “pena de destierro” a la que están sometidos los segovianos; una pena que, asegura, «tiene responsables”.

«Para vosotros es un privilegio ser de Segovia. No sólo queréis nacer en Segovia; queréis ver envejecer a vuestros padres, vivir aquí y morir en Segovia si es posible. No es tanto pedir», ha dicho Abascal, quien ha lamentado que las políticas del consenso progre hayan condenado a la juventud a marcharse, para luego traer a otros a pagar las pensiones.

«Entre natalidad o inmigración, nosotros hemos elegido natalidad», ha dicho el presidente de VOX, que ha insistido en que la formación quiere ver los parques de Castilla y León llenos de niños y jóvenes que puedan desarrollar su proyecto vital en sus ciudades.

Por último, ha explicado: «No rechazamos la inmigración. Bienvenidos sean todos aquellos que están dispuestos a entrar educadamente, a trabajar… pero no damos la bienvenida a los que entran aquí como los okupas, a los que desprecian a la mujer y persiguen a los homosexuales. A esos no les damos la bienvenida».

Debate adulterado

García-Gallardo, candidato de VOX a la presidencia de la Junta de Castilla y León, se ha referido al debate televisado entre algunos de los candidatos, que ha calificado de «adulterado» por «una ley aprobada por el Partido Popular para impedir que partidos como VOX, tercera fuerza política nacional, participara y explicara de primera mano, sin ningún tipo de manipulación, sus propuestas a los castellanos y leoneses».

Y es que «están nerviosos, muy nerviosos», ha remarcado el candidato de VOX, quién ha criticado que «el veto a la alternativa en el debate electoral es el mismo veto que los gobiernos de PP y PSOE llevan aplicando durante 35 años a nuestra tierra, 35 años de inmovilismo y soluciones fallidas».

Distancia infinita

También ha señalado la «distancia infinita» que existe entre todos los partidos, menos VOX, con «las preocupaciones de los ciudadanos y los problemas reales». Según ha explicado, los temas que se abordan en estos debates no son «las conversaciones diarias que mantienen los castellanos y leoneses en sus casas, en los bares, a las puertas de los colegios, etc.»

García-Gallardo se ha preguntado «cómo van a reindustrializar Castilla y León, si trabajan abiertamente por acabar con la industria que nos queda» y también ha puesto en cuestión «cómo van a defender al sector primario, si todos ellos suscriben la misma agenda que criminaliza y ataca a nuestros agricultores y ganaderos».

«¿Cómo van a apostar por servicios públicos de calidad e infraestructuras dignas si son partidarios de aumentar el gasto político?; ¿Cómo van a garantizar la libertad en los colegios si se aprueban leyes ideológicas que atentan contra los propios niños?», ha preguntado también. Una muestra, ha explicado «de la desconexión de la élite política de las necesidades reales de los ciudadanos».

Familia en el centro de la política

El candidato también ha hablado de la familia, y ha remarcado la importancia de la unión y fortaleza de la misma, porque «no está escrito que los jóvenes tengan que marcharse, que no puedan formar una familia en Castilla y León y que los abuelos no puedan ver crecer a sus nietos». Y ha destacado que «hay que hacer frente a la despoblación para que se queden todos aquellos que quieren quedarse, pero también para que los que quieren volver lo hagan».

Para García-Gallardo, «además de poner a esta institución como centro de todas las políticas”, hay que terminar con “la brecha maternal y con la penalización que sufren las mujeres cuando se convierten en madres, por lo que la Junta tiene que asumir los costes de las bajas laborales». También ha reivindicado la bonificación del acceso a la vivienda y a los suministros básicos, especialmente a las familias numerosas. Todo ello complementado, ha explicado, con «ayudas directas, progresivas en función del número de hijos».