fbpx

2 Minutos con… Claudia Cucó

Claudia Cucó Tortosa tiene 19 años y es de Xátiva (Valencia). En esta entrevista nos desvela un poco más de ella misma. En Instagram la siguen casi 40.000 followers. ¡Una pasada!

Claudia Cucó Tortosa tiene 19 años y es de Xátiva (Valencia). Nació el 3 de diciembre del 2000, en un pueblo de la misma provincia, Alzira. Actualmente estudia el segundo año de Filología Inglesa en la Universidad de Valencia. «Soy amante de los cruceros, y en 2018 me saqué un curso acerca de este tema el cual disfruté muchísimo. En un futuro, sorprendentemente, me veo trabajando en un crucero, es mi sueño desde pequeña, por ello mis estudios se basan en idiomas y la historia de los cruceros», nos cuenta.

¿Cuál es tu concepto de felicidad?
Tal vez suene muy simple y muy típico pero al final son cosas que todo el mundo necesita y que nos completa como personas. El hecho de estar rodeada de mi familia, mis amigos… de gente que me quiere, notar su calor y apoyo, y que ellos tengan salud, ya me tiene más que feliz.

¿Cuál es el aspecto que más te desagrada de ti misma?
Mis expresiones cuando algo no me gusta, ¡se me nota muchísimo! Es inevitable que me salga una cara extraña, y muchas veces me provoca malestar de pensar en que la otra persona se haya dado cuenta. Sin embargo, en algunos aspectos también lo veo de manera positiva ya que la sinceridad prevalece y en todo momento digo mi verdadera opinión sobre el asunto.

¿Quién es la persona viva que más admiras?
Mis padres, sin duda alguna. Son dos personas muy trabajadoras y con una educación y respeto admirable. Además, siempre he sido de destacar sus mentes tan abiertas que tanta falta hacen hoy en la sociedad.

¿Cuál es tu mayor extravagancia?
Desde que empecé en la universidad, hace tres años, me di cuenta de que si veo que alguien deja por el medio algo que tiene su sitio y no está en él, me pongo muy nerviosa, y hay veces que me siento obligada a colocarlo para quitarme esa “ansiedad” que me provoca. Al igual que si estoy en alguna tienda, restaurante… y veo que un cliente toca algo y lo deja un mínimo desplazado de su sitio, tengo la necesidad de acercarme a ponerlo tal y como estaba, cuestión de perfeccionismo.

¿Cuál crees que es la virtud que está más sobrevalorada actualmente?
La belleza. Hoy en día, sobre todo las adolescentes, se centran mucho en tener un aspecto físico “correcto” basándose en prototipos sacados de televisión, redes sociales… Intentan tener su mismo cuerpo y empiezan ese camino sin recurrir a especialistas a la hora de adelgazar, realizar una dieta o cualquier cambio y eso puede llegar a ser muy peligroso para la salud.

¿En qué ocasiones recurres a decir una pequeña mentira?
Pocas veces digo mentiras ya que luego me siento culpable pero como dice el refrán: ¡una al año no hace daño!

¿Qué es lo que menos te gusta de tu aspecto?
En general estoy muy contenta conmigo misma, lo único que no me gusta es mi pequeño problema con el acné. Es algo que he heredado y aunque ya he realizado dos tratamientos le cuesta irse, pero con paciencia llegará el momento en el que esté perfecto al 100%.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta de un hombre/mujer?
Su inteligencia y respeto. Sobre todo esta última, cada vez veo menos en la sociedad y es algo que me entristece ya que en vez de ir hacia delante, vamos hacia atrás.

¿Qué palabras o frases dices con más frecuencia?
Como buena valenciana no puede faltar en mi repertorio “Mare de Dèu!”. Otras que son muy frecuentes en mí, y cada vez más, son “obviamente” y “mood” (gracias a Twitter).

¿Qué o quién es el gran amor de tu vida?
Todavía no ha llegado, tiempo al tiempo y sin prisa.

¿Cuándo y dónde has sido más feliz?
Cada año, cada viaje. Descubrir el mundo es una de mis pasiones y si es en un crucero mucho mejor. De hecho estoy tan feliz viajando que cuando llega la vuelta a casa, siempre lloro.

¿Cuál consideras que ha sido tu mayor logro?
Con 19 años no me atrevo a destacar ninguno, no me ha dado tiempo a mucho, conforme pasen los años los retos y los logros serán mayores.

¿Cuál es tu bien más preciado?
Mi bien más preciado nunca lo he considerado algo material, por lo que siempre ha sido mi abuela. La consideraba como mi segunda madre y perderla fue uno de los palos más gordos de mi vida.

¿Cuál es tu afición favorita?
Evadirme con la música cada día una o dos horitas. Para mí es una terapia que me hace desconectar después de un largo día de estudio.

¿Qué es lo que más valoras de tus amigos?
Su sinceridad. No me gusta que me bailen siempre el agua, me gusta pedir opinión y ver distintos puntos de vista.

¿Quién es tu héroe real?
Curiosamente un amigo. Tenía 13 o 14 años y me fui a Scarborough de intercambio, y una mañana yendo al colegio, íbamos en piña y teníamos que cruzar una calle en la cual no había paso de cebra para llegar a la entrada. Esa calle era de sentido único y aún no había pasado ningún coche, por lo que yo miré solo hacia un lado para cruzar y empecé a caminar hacia delante sin darme cuenta de que por el otro lado venía un coche y mi amigo me cogió de golpe por detrás. ¡Por los pelos no me atropellan!

¿Con qué personaje histórico te identificas?
Personalmente no me identifico con nadie porque cada uno tiene su historia pero mi familia para gastarme a broma siempre me dicen mira “la Claudia Schiffer”.

¿Cuál es tu gran pesar?
No haberme podido dedicar en algún momento al mundo de la moda, siempre me ha llamado mucho la atención. Me encanta imaginar/crear ropa en mi cabeza.

¿Cómo te gustaría morir?
Soy una persona que tiene mucho miedo a la muerte pero cuando me llegue el momento, siempre he defendido que me pase durmiendo, sin tener que sufrir nada anteriormente.

¿Cuál es tu lema vital?
Continuamente me la repito mucho y es: “vive y deja vivir”.